«Quererse a uno mismo es el principio de un romance para toda la vida». Oscar Wilde. 

Este artículo que versa sobre la autoestima se va a dividir tres partes. Te dejo los links para que puedas leerlo al completo pinchando en las respectivas partes. Te dejo también, otro artículo sobre el mismo tema por si te interesara. La autoestima es un tema tan amplio como importante en el desarrollo humano.

La autoestima, la mejor vacuna para sus hijos. El lenguaje de los padres. Parte 2.

La autoestima, la mejor vacuna para sus hijos. La Disciplina. Parte 3.

Autoestima, Autonomía y Confianza en los hijos/as. (AAC)

Una de las labores mas cruciales y significativas como padres/madres es lograr que los niños aprendan a quererse, aprendan a tener un gran amor propio y a valorarse positivamente ya desde muy pequeños. Ojo, que esto no significa que hay cosas básicas que hay que recordarles y enseñarles también. Os paso dos cuadros breves, para empezar, que te ayudarán a tener presentes, ciertos básicos en educación-crianza.

Recordar no hacer con hijossi hacer con hijos

Una vez recordado algunos básicos en la crianza, pasamos a mostrar el índice del artículo que nos ocupa.

La autoestima es la mejor vacuna a inocular a nuestros hijos/as, para que queden así, siempre, protegidos por su propio amor, el más importante.

         Índice

1.El poder de los padres.

2.Los padres, un espejo para sus hijos/as.

3.Cómo ser objetivos con los hijos/as.

4.Sepa escuchar a su hijo/a.

5.Sepa aceptar los sentimientos negativos de sus hijos/as.

6.Use el lenguaje de la autoestima con sus hijos/as.

7. Lenguaje a evitar con los hijos/as.

El niño/a con buena autoestima tiene muchas probabilidades de ser un adulto feliz y exitoso

La autoestima es el escudo que protege a los niño/as contra los dragones de la vida:  las drogas, el alcohol, las relaciones insanas o tóxicas y la delincuencia.

El poder de los padres

Sea usted quien sea y de dónde proceda, los padres (o los educadores) siguen siendo las personas más importantes en la vida de los niños/as. Esto es así porque son las personas que ejercen la mayor influencia en la forma que ellos se sienten a sí mismos.

Si eres padre/madre tienes realmente mucho poder

Piense un poco. Piense en su propia lucha por conseguir una buena autoestima. Esta lucha, que todos tenemos en mayor o menor medida, le ha mostrado a usted mismo cuantas de las voces que lleva hoy en su interior, son las voces que oyó en su niñez y que procedían de sus cuidadores o padres.

Los miedos, los límites y los sentimientos de desamparo con los que luchas hoy, han estado con usted desde sus primeros años.

Son sus padres quienes le hicieron verse a si mismo como una persona competente o incompetente, estúpida o inteligente, efectiva o desamparada, indigna de cariño o estimable. Y, son sus padres aquellos a quienes usted quiso complacer

La necesidad que tienen sus hijos de su aprobación es tan intensa, que la motivación para conseguir la aceptación de los padres puede proseguir y prosigue, mucho después de fallecidos éstos.

Haz una prueba: intente recordar lo que quiso de sus padres:

  • ¿Quiso usted su perdón, su reconocimiento, su admiración?
  • ¿Qué significaría para usted hoy, que sus padres apreciasen lo que es usted realmente: sus límites, sus capacidades especiales, sus sueños?

Quizá no consiga nunca este aprecio de sus padres (hay padres de todo tipo), y entonces, tendrá que aprender a darse a sí mismo el don de la aceptación. Pero lo que sí puede hacer usted hoy es pasar este don a sus hijos/as. Si sus padres, desgraciadamente, no supieron dárselo, usted puede darlo hoy a sus hijos/as.

Cuando das a tus hijos el don de la aceptación, les consideras, les atiendes genuinamente, les valoras, aprecias y es entonces cuando les proporcionas ese escudo psicológico que les protege de por vida. ¿Hay algo más importante?.

Los padres son un espejo para sus hijos

Para su hijo pequeño, sobre todo, pero también para los hijos mayores, usted es todo su mundo. Los padres son la fuente de todo confort y seguridad, son la protección de los temores y del dolor. En cada una de sus horas de vigilia o vela, el niño o niña aprende de usted.

Usted es el espejo que muestra a este nuevo ser, a su hijo/a, quién es

Éstas son las primeras lecciones que usted le da sobre su valía y son los fundamentos de la autoestima.

Los niños que no son confortados, que no son cogidos en brazos, a los que no se les habla, a los que no se les mece, a los que no se les apoya y a los que no se les quiere incondicionalmente, aprenden lecciones perversas acerca de su valía.

Al crecer, cuando los niños son más mayores, tienen, además, de nuestro espejo para reflejarse a sí mismos, otros espejos, que les muestran quienes son, ya no solo están los padres en su mundo.

La vida de los hijos se va ampliando poco a poco y van apareciendo los maestros, los amigos y cuidadores que desempeñan sus diferentes papeles, pero el niño siempre volverá al reflejo del espejo que le dieron sus padres, en relación a su bondad, a su importancia y a su valía básica.

El proporcionarles cómo padres/madres una imagen de ellos mismos, que refleje ese espejo positivo, esa imagen válida y positiva, no significa que usted aprueba todo lo que hacen o que usted no les ponga límites, normas y les haya de dejar mandar y/o dirigir a la familia.

Hay formas razonables de criar y educar a unos niños bien socializados y disciplinados con una fuerte autoestima protectora. Esto exige atender ciertas cuestiones también importantes:

 Cuidar a su hijo. Pero a múltiples niveles. No ser solo proveedor de recursos materiales.

Cuidar de usted. No se olvide, por favor. Ud es muy importante también.

Cuidar de sus pautas de comunicación. Al final no es que seamos lo que hablamos pero es lo queda en el lenguaje interno del niño.

Cómo mirar de forma objetiva a su hijo/a  (y no de forma subjetiva e irreal)

No es fácil ver realmente a su hijo. Tu visión está nublada por tus esperanzas y tus temores

Su hijo puede recordarle, a su pareja actual, a su ex u a otro hijo. Usted tiene opiniones sobre cómo debiera ser su hijo/a, y sobre cómo espera que sea.

Es un desafío, pero cuando sea usted capaz de ver con precisión a su hijo, estará usted recompensado con una relación más gozosa, con expectativas más razonables y habrá menos conflictos de relación. De este modo encima, se contribuye a la buena autoestima.

Las 4  formas de mirar a los hijos que fomentan la autoestima

Estas  4 formas de mirar objetivamente, con  precisión y exactitud a sus hijos, tienen la misión de criar a unos hijos/as con una alta autoestima. Son 4 formas diferentes.

1) Reconocer las capacidades y dones específicos de los hijos: reforzarlos, fomentarlas y ayudarles a reconocerlas. Mirar qué hay de especial en ellos.

2) Comprender la conducta de los hijos en el contexto concreto de quienes son ellos: no se interpreta una natural timidez como una muestra de no amistad, o una necesidad de privacidad como rechazo. Contemplada en su contexto, incluso la conducta más negativa, puede resultar comprensible y predecible, según las circunstancias y el contexto determinado.

3) Ayudar a los hijos a enfocar el cambio, exclusivamente, de aquellas conductas importantes para cambiar: una conducta que es perjudicial para ellos, una conducta que les aísla socialmente, o una conducta que es molesta para la familia.

4) Los niños que sienten que son vistos y entendidos realmente por sus padres, pueden permitirse ser auténticos. Estos niños no tienen que ocultar partes de sí, por temor a ser rechazados.

Si usted acepta a su hijo en su totalidad, las partes buenas y malas, su hijo/a podrá aceptarse a sí mismo. Ésta es la piedra angular de la autoestima

Como padre/madre debe tener muy claro quién es su hijo/a. En terapia psicológica infantil, te ayudamos con ejercicios para que aprendas a describir objetivamente a tu hijo/a y así le ayudes a formar su identidad y a elevar su autoestima. Ahí van una serie de preguntas que puedes hacerte.

Mirando lo positivo de los hijos (+)

Usted ha de saber  la lista de cualidades positivas de su hijo. Si no la sabe, haga su lista. Asegúrese de que estas cualidades son realmente dotes/capacidades/áreas de especial talento que tiene su hijo/a: no algo que usted desea que fuese. Cada vez que usted refuerza esta conducta (elogiándola, recompensándola o reconociéndola), hará más probable que su hijo vuelva a practicarla o repetirla de nuevo.

El refuerzo de las cualidades positivas reales es una estrategia importante para el fomento de la autoestima

Los 3 pasos claves para reforzar las cualidades positivas (+) los hijos

1. Repara en las muestras de capacidad de su hijo/a e indíqueselo. Puede no ser capaz de apreciar por sí mismo esas capacidades.

2.Encontrar ocasiones adecuadas y sinceras para el elogio. Elógiale a él y/o ante terceras personas. No invente ni distorsione las cosas.

3. Da a tu hijo/a  la oportunidad de mostrar su competencia/capacidad con frecuencia. Se necesitan muchas oportunidades para probar, desarrollar, fortalecer las capacidades innatas. Se necesita mucha práctica.

Haga a su hijo/a el héroe/heroína de su propio cuento

Estos 3 pasos claves, reforzarán los comportamientos positivos de tus hijos. Ellos aprenderán a valorar sus propias capacidades, talentos y aprenderán también, a considerarse así mismos capaces y especiales en áreas concretas. Es muy importante porque incluso si su hijo/a tiene problemas en otras áreas, cosa perfectamente normal, aún puede sentirse bien, manteniendo equilibrada su autoestima, pues se sabe poseedor de alta competencia y capacidad en otras determinadas áreas.

Como usted considera a su hijo de forma positiva (+), éste empezará a verse también del mismo modo

Las voces paternas interiorizadas (las voces que fomentan o destruyen la autoestima) se teñirán de elogio y aprecio. Y su hijo desarrollará la capacidad de fomentar su propia autoestima.

Mirando lo negativo de los hijos (-)

Evidentemente sus hijos también poseen cosas que no nos gustan. Sus hijos no solo tienen fortalezas sino también tienen sus defectos, desventajas, dificultades, handicaps, como todo el resto del mundo.

Sabías que…

Cada interacción, cada conducta de su hijo es un intento de satisfacer sus necesidades. Esto es así tanto si la conducta consigue o no satisfacer esas necesidades. Esto es así tanto si su conducta es aceptable como si no.

Un niño que se pelea con sus hermanos, que molesta, que se hace el bebé,  sin serlo, o actúa regresivamente ¡necesita algo!: Puede ser más atención, menos presión, más retos…Es muy importante averiguar qué necesidad está intentando expresar.

Un hijo desafiante puede necesitar que usted le imponga más límites congruentes a su conducta, o puede necesitar tomar más elecciones en la vida.

Una hija que se comporta mal y/o se queja continuamente puede necesitar su atención exclusiva durante un momento o diariamente, para poder expresar qué es lo realmente quiere y cómo se siente. Puede querer simplemente que se le oiga de forma activa y exclusiva.

En muchos casos, si usted puede determinar qué necesidad está expresando su hijo/a, puede ayudarle a satisfacer esa necesidad de la forma más apropiada.

Al igual que ya ha aprendido a hacerse una lista de cualidades positivas de su hijo para reforzar su autoestima, ha de saber nítidamente, esto viene siendo más fácil, la lista de defectos o lista de cosas negativas, handicaps de su hijo/a. Hágase en este punto estas 3 preguntas respecto a las cualidades negativas de su hijo/a:

¿Qué necesidad creo que está expresando mi hijo/a con esta conducta pertubadora o molesta?

¿Puedo ver la expresión de alguna cualidad positiva en esta conducta que yo considero negativa?

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a expresar esta cualidad positiva que veo y satisfacer sus necesidades de forma más positiva?

Las decepciones y frustraciones son más fáciles de aceptar cuando los niños sienten que sus padres conocen y aceptan quién son y se están reconociendo sus esfuerzos y dificultades

Hay conductas que hemos de ignorar

Fíjese en la lista de cualidades negativas(-) de su hijo/a.

Si hay alguna cualidad que usted como padre/madre considera negativa, piense un momento por favor:

¿Son algunos de estos aspectos realmente cuestión de gusto, preferencia o estilo personal?. No derroche su tiempo o energía en cambiar estos atributos. Es mejor dejarlos.

Ningún tipo de castigo o amonestación hará extrovertido a un niño tímido ni gracioso a un niño molesto…Olvídese, de los tipos de peinado, vestimenta, los gustos musicales, etc. El insistir en estas cosas no servirá de nada para cambiarlas. Mas bien, lo que conseguirá es enturbiar las relaciones con su hijo/a. Algunas de las conductas que le molestan a usted, pueden fácilmente estar relacionadas con la edad, la cultura y la generación en la que vive.

Por ejemplo, los chicos de 8 años imitan a superhéroes muy masculinos. Las chicas de 12 años están a menudo «locas por los chicos». Los adolescentes suelen pasarse en su búsqueda de autonomía. El enfadarse por el aspecto que tiene su hijo adolescente o por su forma de decorar la habitación no hará mas que crear conflicto familiar y no servirá para cambiarle.

No atienda a cuestiones menos o poco importantes y, si atienda, por favor, porque así se aconseja a fijar límites para cuestiones muy importantes como:

Proteger a su hijo/a de peligros.

Conservar su buena salud.

Fomentar sus conocimientos y cultura.

«Tengo un niño diferente». Un desafío especial :»¿De dónde ha salido este niño/a?»

Puede usted tener la sensación de que uno de sus hijos hubiera encajado mejor en una familia diferente. «¿De dónde ha salido?», se pregunta a menudo. Es un artista sensible en una familia de atletas, una persona tímida en una familia de personas extrovertidas, una persona lenta en aprender, en una familia de profesores. La vida siempre te sorprende.

Es todo un reto ver a su hijo tal como es, y no como no es o como quiere usted que sea

Si intenta usted hacerle «encajar en el molde», su hijo se sentirá frustrado e infeliz y terminará por creer que hay algo malo en él. Si reconoce y valora sus dotes específicas, un niño que no encaje en su patrón puede tener aun un buen concepto de sí mismo y una alta autoestima.

Cuando un hijo es diferente de la norma familiar, es especialmente importante reconocer, reforzar y admitir sus diferencias de forma positiva.

No reconocer el potencial de un hijo puede hacerle perder una importante oportunidad de autoestima y realización

«Es igual que yo». El niño a nuestra imagen y semejanza

Su hijo puede recordarle a usted, bien a cómo es ahora o a cómo usted solía ser. Si su hijo tiene sus mismas cualidades negativas, usted puede ser excesivamente sensible a ellas.

Como padre, debe usted tener cuidado en no incurrir en el fallo de fijarse en las conductas negativas que son cuestión de gusto, preferencia, edad, generación o algo sobre lo que su hijo tiene escaso control

Si sus hijos tienen sus cualidades positivas, usted puede tener una enérgica reacción cuando no rinden, no se aplican o no logran las cosas que cree pueden conseguir. Al reforzar las cualidades positivas de unos hijos muy similares a usted, incluya las formas en que son diferentes y las formas en que expresa cualidades similares de diferente forma. O sea, pueden ser muy similares, pero tampoco ser clones.

Todos los niños desean ser considerados únicos y sentir que tienen autorización para desarrollarse a su propia manera

Escuche a su hijo/a

Muchos padres bienintencionados escuchan a sus hijos a medias. Eso no es escuchar, eso no es atender

Uno llega del trabajo y son muchas las cosas que reclaman atención: los demás niños, las taras domésticas, el teléfono, el perro… Se puede estar demasiado cansado para ser un buen oyente. Pero, es esencial para la autoestima de tu hijo que usted encuentre tiempo para oírle y oírle de una forma que exprese su interés y disposición.

Cuando usted se detiene y escucha a alguien, le está diciendo: «Eres importante. Lo que dices me interesa. Tú me interesas»

Cómo escuchar a sus hijos

  1. Elegir un momento adecuado.
  2. Prestar atención plena, aunque no sea durante mucho tiempo.
  3. No atienda a otras cosas e interrupciones del tipo que sea si no son urgentes.
  4. De muestra de interés sobre lo que el niño habla.
  5. Propicie la conversación para lograr un buen clima, conexión y expresión de sentimientos y necesidades.
  6. Asegúrese de que está preparado para oírles. ¿Es un buen momento para ti?. Cuando llega de trabajar, puede usted necesitar media hora para recuperar el aliento y para sentirse centrado. Puede usted estar preocupado por haberse roto un diente, o puede estar absorto en su programa favorito de televisión. Tiene que ser capaz de atender algunas de sus necesidades antes de ser un buen oyente.
  7. Preste toda su atención a su hijo, aunque sólo sean 5 minutos. Dele un repaso después del colegio, antes de que salga a jugar, deje a un lado el periódico, apague la televisión, siéntese si es menester y escúchele.
  8. Minimice las distracciones. Si suena el teléfono, responda rápidamente y pida al comunicante que vuelva a llamar o que en 5 minutos le devolverá la llamada. Diga a los demás hijos o a quién sea: «Pepito y yo estamos hablando ahora, dentro de un rato te ayudaré a encontrar tu jersey». Su hijo puede necesitar privacidad, estar separado de los demás hermanos…, para contarle algo personal o embarazoso. Si usted no puede eliminar las distracciones, en ese momento, dígaselo francamente a su hijo y dedíquele un tiempo más adelante: «Estoy preocupado por Candela; hace una hora que debía haber llegado del colegio. Ahora no puedo escucharte. Después de cenar encontraremos un rato para hablar, ¿vale?».
  9. Sea un oyente activo. Haga preguntas, aclare situaciones, responda y mire a su hijo a los ojos. Dé a su hijo/a todos los indicios de que está interesado en lo que le cuenta. Recuerde los nombres de sus amigos y los nombres de sus animales domésticos. Pregúntele mas detalles, sobre algo que le dijo ayer. El/ella se sentirá importante porque le escucha y recuerda las cosas que le preocupan.
  10. Invite a hablar a su hijo. Algunos hijos se echarán encima tan pronto como usted abra la puerta; están llenos de noticias y ganas de hablar. Pero puede haber al menos uno, en una gran familia, que tenga dificultad en conseguir un espacio verbal cómodo pare él/ella. Aun si este hijo/a no le pide atención, puede necesitarla. Dedíquele un tiempo en exclusiva. Empiece haciéndole preguntas abiertas, y luego siga la pista de su hijo. No es éste el momento de discutir sus malas notas o quejarse de su desordenada habitación, es sólo, el momento de hablar, de establecer conexión, cercanía y buen clima comunicativo.

autoaprobación

Si crees que tu hijo/a presenta déficits de autoestima. Pincha el siguiente link para contactar con nosotros.

https://maribelpazpsicologamadrid.es/contacto/

 

Bibliografía:

-“Autoestima. Evaluación y mejora”.  McKay, M. & Fanning, P. (1987)

Imágenes:

Behance, Pinterest, Shutterstock, freepik, Istockphoto, Clipart, 123rf, Flaticon, Greatist, Dreamstime, Vecteezy, Drawception, PNGitem, Gettyimages, Vecteezy

Maribel Paz

Maribel Paz

Psicóloga con consulta privada en Madrid.
Especialista y Experta en Terapia de
Parejas, Terapia Infantil y de Familia.
Amplia experiencia en Psicología clínica de
base Cognitivo Conductual.
Avalada y acreditada oficialmente por el
Ministerio de Sanidad.
Nº de Colegiada: M-24840

Share This
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿Necesitas gestionar una cita presencial u online?