Indice

1. Introducción.

2. Tipos de límites.

3. Cómo distinguimos las conductas incómodas de las intolerables.

4. Qué hacer cuando tu pareja no quiere cambiar de conducta.

5. Cuál es la fórmula mágica para establecer límites en pareja.

     5.1.Cómo diferenciar consecuencias de castigos/amenazas.

6. Cómo hacer peticiones asertivas en pareja.

7. Cuál es la fórmula mágica para formular peticiones asertivas en pareja.

    7.1. Cómo saber si te están pidiendo o exigiendo.

    7.2. Cómo te tratan cuando NO aceptas una petición.

    7.3. La importancia de la gratitud en pareja.

   7.4. Los esquemas mentales que bloquean la negociación en pareja.

8. Conclusión

Introducción

Los límites son líneas generales, reglas y fronteras personales, para simplemente y en el caso de los adultos,  protegerse a uno mismo frente a comportamientos no deseables o intolerables de los demás hacia tu persona.

En el caso de los niños para protegerlos a ellos mismos y que aprendan a autocontrolarse y a tolerar las frustraciones de la vida.

Poner límites a los comportamientos no adecuados o no deseados es muy importante, porque estamos evitando que se establezcan malos hábitos de conducta.

Los límites se han de poner inmediatamente a la realización de la conducta intolerable; de forma firme y clara. Cuanto antes pongas tus límites mucho mejor. Tenemos derecho a prevenir y/o eludir las cosas y conductas del otro, que no nos benefician o directamente nos perjudican.

Pero no solo hay que saber qué límites hay que poner, sino también, hay que saber hacerlos valer, ya que las consecuencias que derivan son diferentes. No es lo mismo que el otro estalle de rabia, como que respete tu decisión y la acepte de buena gana.

No hay que hacer dramas a la hora de poner límites. No hay que tener pena a la hora de fijarlos. Recuerda simplemente, que los límites son saludables y necesarios para todos. los límites fortalecen los vínculos y generan confianza.

Los límites fortalecen los vínculos y generan confianza

Tipos de límites

Tampoco queremos límites rígidos, porque crean inseguridad. Queremos límites flexibles. Ya que tan importante es saber hacer valer los límites como saber romperlos cuándo aparecen circunstancias excepcionales o cambian las reglas. .

Hay normas que hay que cambiar porque ya no se adaptan a las circunstancias de la vida. La vida es cambiante.

Pero hay ciertos tipos de límites que debemos tener claros:

  ♣ Los límites inquebrantables: son los indispensables para garantizar la seguridad. Están basados en en sentido común o en los valores y principios personales.

  Límites importantes para el bienestar: son los que se deben hacer valer siempre o casi siempre porque compromete el desarrollo típico de una pareja que se dedica a construir y no a destruir su relación. Están relacionados con las normas y acuerdos a los que llega democráticamente la pareja.

  ♣ Límites importantes para la convivencia: se establecen para facilitar el orden y la armonía en el día a día. Hay que respetarlos.

Estos límites, podemos tomarlos como básicos, y en éstos límites hay que ser firmes, claros y consistentes para prevenir conflictos en la relación.

Cómo distinguimos las conductas incómodas de las conductas intolerables

Algunas conductas son incómodas pero no necesariamente son intolerables.

Hay que distinguir lo incómodo de lo intolerable.

Por ejemplo, a una persona le puede desagradar de su pareja que:

  • Vea demasiada televisión.
  • Sea desordenada.
  • No coma alimentos saludables.

Pero puede que estas conductas citadas, no lleguen a suponer ni a desembocar en una ruptura del acuerdo de pareja.

Cuando los comportamientos incómodos sean intolerables, entonces la acción a tomar sería, ayudar a negociar qué conductas están o no dispuestos a cambiar por el otro y por el buen clima de la relación.

Qué hacer cuando tu pareja no quiere cambiar su conducta

Si uno de los miembros no está dispuesto a cambiar su comportamiento, el compañero que hace la solicitud de cambio, tiene la posibilidad de elegir entre:

1. Aceptar el comportamiento como tolerable y dejar de luchar por cambiarlo.

2. Decidir que el comportamiento es intolerable y cambiar la respuesta para protegerse.

3. Decidir que el comportamiento es intolerable y poner fin a la relación.

4. Decidir que el comportamiento es tolerable o intolerable, continuar con la relación y seguir recurriendo a los viejos esfuerzos ineficaces por cambiar la conducta problema.

Si la pareja elige el punto 4. Hay que valorar los costes a largo plazo de la decisión elegida, así como si ésta será viable de aguantar en ese punto de la relación de pareja.

Los comportamientos que son claramente intolerables para la mayoría de la gente y concretamente para uno de los miembros de la pareja como por ejemplo:

  • Beber en exceso.
  • Hábitos negativos.
  • Engañar con terceros.
  • Ejercer violencia, ser agresivos.

Si comportamientos que no toleras,  persisten, a pesar de las promesas, los acuerdos fallidos y demás estrategias fallidas utilizadas…, entonces requieren:

1.♠  Del establecimiento de unos límites asertivos.

2.♠  Otra opción, ya sería la de explorar la viabilidad de la propia relación.

Si decidimos establecer unos límites asertivos, esto nos implicaría:

 1. Identificar el problema o las conductas intolerables de forma clara.

 2. Establecer consecuencias claras de lo que ocurrirá si la conducta intolerable reaparece.

 3. Apoyarnos en una conclusión  o deducción consistente con las consecuencias.

Cuál es la fórmula mágica para establecer límites en la pareja

Recuerda que son tus límites de auto-protección/auto-cuidado ante la conducta intolerable para ti.

Muchas veces, las personas confunden las consecuencias, con establecer límites en la relación, o con las amenazas.

Establecer límites se diferencia de tomar represalias, en el sentido de que las consecuencias se expresan claramente y se brindan a la otra persona con la oportunidad de evitarlas. La otra persona tiene la posibilidad de elegir.

Lo que diferencia una amenaza o un ultimátum de una consecuencia es cómo se lleva a cabo y cuál es su función.

Una consecuencia no se aplica con el propósito de castigar al compañero o al niño, ni para darle una lección ni para hacer que se sienta mal

La función de una consecuencia es siempre constructiva y es siempre protegerse a uno mismo de ciertas conductas problemáticas, desagradables o intolerables para la persona y para la relación. El objetivo es crear seguridad, un mejor ambiente relacional y  buen clima emocional.

Cómo diferenciar una consecuencia de los castigos y las amenazas

Cómo hacer peticiones o solicitudes asertivas en pareja

Una petición describe lo que querría un compañero para conseguir satisfacer sus  propias necesidades. Una petición o solicitud eficaz, es un comportamiento muy específico y factible. Es decir, puede ser hecho o que es fácil de hacer.

Se expresa en un lenguaje positivo, lo que quiere decir que describe una acción que los sujetos quieren, en lugar de algo que no quieren.

Las peticiones que se formulan en negativo, no proporcionan una descripción clara de las acciones que uno quiere realmente y además, provocan resistencia.

Cuanto más claros y concretos, además de usar un lenguaje positivo, sean las personas,  al pedirte lo que quieren, más probabilidades tienen de satisfacer sus necesidades contigo.

Las peticiones toman la forma de demandas o exigencias, cuando no se expresan los sentimientos y necesidades subyacentes.

Cuando las peticiones van acompañadas de descripciones de sentimientos, necesidades y de un objetivo claro, es más probable que el receptor responda de forma empática, poniéndose en tu lugar y entendiéndote mejor.

Cuál es la fórmula mágica para hacer peticiones o solicitudes en pareja

la fórmula para ayudar a los miembros de la pareja a formularse peticiones eficaces mutuamente, es utilizando mensajes completos.

Una demanda o exigencia no es una petición o solicitud

La pareja que solicite algo tiene derecho a hacer cualquier petición que desee hacer, mientras que la otra persona es libre de decir NO. Una petición acepta un no por respuesta. Por favor, no olvidemos de la amabilidad y cortesía adecuadas al hacer peticiones. Las formas son muy importantes.

Una petición o solicitud acepta un NO por parte del otro miembro de la pareja

Si el compañero que hace la petición no acepta un no por respuesta, entonces se trata de una demanda o exigencia.

Ante una demanda exigente de otro miembro de la relación, solo caben 2 posibilidades:

1. Someterse.
2. Rebelarse.

Cómo saber si te están pidiendo o exigiendo 

Para aclarar. Lo que nos gusta es que nos hagan peticiones y por supuesto de forma educada y amable. No nos gusta que nos  hagan demandas o exigencias y encima de forma descortés o déspota.

Todos tenemos derecho a pedir. Cuando nos piden sabemos lo que el otro quiere y sabemos que puede llegar a aceptar nuestra respuesta democráticamente. Cuando nos demandan no aceptan nuestra respuesta, mas bien, lo que pretenden es ordenarnos de forma autoritaria. Sin  darnos otras posibilidades u opciones, sin negociación. Lo que el otro quiere es que hagamos que sus deseos se hagan realidad sin contar con los nuestros.

 

Cómo te tratan cuando NO aceptas una petición 

Si te piden algo y tú decides decir no. En la reacción del que pide se nota si te estaba pidiendo o demandando. Si responde ante la negativa con:

  o Acusaciones.
  o Culpa.
  o Ataques.
  o Algún tipo de castigo…

Entonces es que quería que te sometieras y no aceptaba el no por respuesta.

Tienes, por tanto, que actuar y:

   ♦ Aclarar que parece una demanda en lugar de una petición.

   ♦ Pedir al compañero que te re-formule su petición.

Los miembros de la pareja tienen la libertad de satisfacer o no cualquier petición. Pero puedes  facilitar que la persona se alinee con tus deseos lo máximo posible y ofrecer algunas opciones adicionales:

  ♣ Tómate tu tiempo para valorar la disposición de tu pareja para satisfacer la petición realizada.

  ♣ Negocia los términos de la petición.

    Por ejemplo:

“Estoy dispuesto a hacer A, pero no B”.

“Estoy dispuesta a hacer C, bajo estas condiciones…”.

La importancia de expresar gratitud a tu pareja

Una vez que el compañero ha aceptado o declinado satisfacer una necesidad, es recomendable expresar gratitud o reconocimiento si la respuesta fuera afirmativa.

La gratitud es un antídoto contra las emociones negativas, un neutralizador de la envidia, la avaricia, la hostilidad, la preocupación y la irritación. Expresar gratitud es una especie de metaestrategia, para alcanzar la felicidad.

La gratitud es un sentimiento de asombro, agradecimiento y apreciación por la vida. Así que puedes esforzarte en sentirte agradecido, fijándote en lo afortunado que eres y que son tus circunstancias (y en lo mucho peores que podrían llegar a ser).

La gratitud refuerza nuestra autoestima y el amor propio.

Expresar gratitud ante una la adversidad personal, por difícil que parezca, te puede ayudar a:

♥ Adaptarte.

♥ Seguir adelante.

♥ A volver a comenzar, en algunas ocasiones.

Expresar gratitud es mucho más qué decir gracias. Te ayuda a establecer vínculos sociales, a fortalecer las relaciones existentes y a preocuparte por las nuevas.

Esquemas mentales que limitan la negociación en pareja

Es una opción muy lícita iniciar una negociación si uno de los miembros de la pareja no está dispuesto a satisfacer la petición. Pero a muchas personas según sus esquemas y personalidad les resulta muy difícil:

  ♥ Formular peticiones o negociarlas razonablemente.

Suelen ser personas con esquemas de legitimación, auto-sacrificio, subyugación y privación.

  ♥ Identificar adecuadamente lo que quieren o necesitan para ellos mismos.

  ♥ No saber cuál debería ser el mejor resultado para ellos.

  ♥ No saber bien, qué petición hacer.

En los anteriores casos se trata normalmente, de personas con esquemas de auto-sacrificio/subyugación.

  ♥ Confundir las peticiones con las demandas.

Aquí se suele desembocar en un efecto llamado, la profecía autocumplida y en un sentimiento de frustración.

Las personas en con esta dificultad, suelen reprimir sus emociones hasta que sienten un deseo intenso, entonces pueden volverse exigentes y apremiantes respecto a sus necesidades, lo que puede llevar al compañero a sentirse presionado, dando típicas respuestas de resistencia.

Son personas con esquemas de privación emocional.

negociar

  ♥ Tener dificultades para tener en cuenta las necesidades de su pareja.

Son personas que se resisten a atender peticiones y muchas veces, no cumplen el acuerdo al que han llegado con la pareja. Si uno de los compañeros deja de cumplir los acuerdos, entonces, se ha de establecer límites para protegerse y/o protegerte en la relación.

Estas personas tienen esquemas de legitimación/grandiosidad.

Conclusión

Terminamos aquí, concluyendo que hay que ir cambiando ciertos esquemas y que puede lograrse con éxito, con un poco de esfuerzo y voluntad. Puedes hacerlo sólo, o para empezar, puedes pedir guía a un psicólogo o psicóloga que te oriente. Pero el propósito principal del artículo es ayudarte con unas fórmulas mágicas, de probada eficacia, para usar cuando te resulta difícil realizar ciertas peticiones y fijar ciertos límites con tu pareja.

También, hemos intentado demostrarte que es mas conveniente para conseguir lo que deseas realizar una petición o solicitud que utilizar una demanda o exigencia.

Por  último, hemos querido que sepas distinguir bien una consecuencia de una amenaza o castigo.

Bibliografía:

-«El cerebro del niño explicado a los padres». Bilbao, A. (2015)

-«Terapia de aceptación y compromiso para parejas» Lev, A., McKay M. (2018)

-«La ciencia de la felicidad». Lyubomirsky, S. (2008)

Imágenes:

Behance, Pinterest, Shutterstock, freepik, Istockphoto, Clipart, 123rf, Flaticon, Greatist, Dreamstime, Vecteezy, Drawception, PNGitem.

Maribel Paz

Maribel Paz

 

Psicóloga de Adultos y Parejas en Madrid.
Especialista en Terapia Infantil y Adolescente

 

Share This
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿Necesitas gestionar una cita presencial u online?